Dobble, el juego de la rapidez

0
(0)

Dobble

Dobble es el un juego para niños a partir de 6 años al que cada vez están enganchados más jugadores.  Un juego sencillo de Asmodee que no solo les encanta a los más pequeños sino también a los mayores.

Un juego de mesa en el que hay que demostrar la capacidad de concentración y la rapidez de movimientos. También es bueno para ejercitar la agudeza visual. Para niños de menos de 6 años existe una versión para niños Dobble Infantil.

El juego contiene una caja metálica para guardar las cartas y 55 cartas redondas con 8 símbolos cada una. Hay un total de 57 símbolos diferentes. Dobble es un juego que se puede llevar a cualquier parte y puede ser práctico cuando vamos de viaje.

Cómo se juega al Dobble

Dobble se basa en que dos cartas elegidas al azar siempre tienen solo un objeto en común, a pesar de que en un principio no lo veamos. Está pensando para que jueguen de de 2 a 8 personas y tiene 5 variantes distintas:

La torre infernal

Cada jugador recibe una carta que se pone delante. El resto de cartas se ponen en el centro de la mesa en una pila. Cada jugador debe buscar cuál es el objeto que tienen en común su carta y la primera de la pila del medio. Quien primero lo vea debe decir el nombre del objeto en voz alta y podrá quedarse la carta, que colocará encima de la que ya tenía. Gana quien consiga más cartas cuando en el centro ya no quede ninguna.

El foso

Se reparten todas las cartas a los jugadores que las ponen en una pila delante suyo, menos una que se deja en el centro de la mesa. Cada uno debe buscar cuál es el objeto común entre la carta del centro y la de su pila. Cuando la haya encontrado lo deberá decir en voz alta y poner la primera carta de su pila, en la pila del centro. Gana quien se quede antes sin cartas en su pila.

La patata caliente

Se reparte una carta a cada jugador y se guarda el resto. Cada uno debe ponerse su carta delante, para que todos la vean bien y deberá buscar un objeto repetido entre su carta y la de cualquier otro jugador. Cuando lo encuentre lo dirá en voz alta y pondrá su carta encima de la del otro jugador. Ahora continúan jugando el resto de la misma manera, hasta que un jugador se quede con todas las cartas (tantas como jugadores). El que se haya quedado con todas las cartas se las guarda a su lado y se vuelve a empezar otra ronda. Cuando ya no queden más cartas por repartir, cada jugador contará sus cartas y ganará el que tenga menos cartas.

¡A por todas!

Se coloca una carta boca arriba en el centro de la mesa y a su alrededor tantas cartas tapadas como jugadores hay. El resto de las cartas se guardan aparte. Al empezar cada jugador debe girar una de las cartas (al mismo tiempo), y encontrar un objeto que haya en común entre la carta del medio y cualquiera de las otras. Después de nombrarlo puede quedarse con la carta. Y así continúa hasta que no queda ninguna carta alrededor. La del centro hasta ahora era la misma. Ahora se puede empezar otra ronda de la misma manera, y cambiando la carta central. El juego termina cuando ya no hay cartas. Gana quien tenga más cartas.

El regalo envenenado

La última de las modalidades es repartir una carta a cada jugador y el resto ponerlo en el centro en un mazo. Cada jugador debe intentar encontrar un símbolo común entre la carta del centro y la de otro jugador. Cuando el jugador la encuentre deberá poner la carta central encima de la carta del otro. Y así hasta que no quede ninguna carta en el centro.

Ganará el jugador que tenga menos cartas en su pila.

 

¿Te ha gustado?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar

Añadir comentario