Lince, el juego que mejora los reflejos

0
(0)

Lince

 

Uno de los juegos clásicos que más gusta a los niños a partir de 6 años es Lince. Un juego divertido que ayuda a los niños a ejercitar y agudizar el sentido de la observación y la discriminación visual.

Además este juego les ayuda a mejorar la memoria y los reflejos. Un juego de EducaBorras que divierte también a los adultos por lo que puede resultar interesante para toda la familia.

Elementos del juego

Lince es un juego sencillo y pensado para la edad de los pequeños. Cuenta con un gran tablero en el que el jugador encontrará más de 300 fotos de alta calidad de diversos objetos de la vida diaria como una silla, una muñeca o un despertador.

Cartas que sorprenden por su variedad y su colorido. Cada pequeño jugador tiene que encontrar el objeto representado en la carta robada entre todas las del tablero.  Para hacerlo hay que tener un “ojo de lince”.

El tablero de este juego es totalmente modulable y puede formarse un nuevo tablero en cada partida. Esto hace cada partida mucho más divertida e impredecible.

¿Cómo se juega a Lince?

Lo primero que hay que hacer es montar el tablero en el centro de la mesa y colocar las piezas que lo componen alrededor de él. Cuando todo esté colocado, se reparten tres fichas de un mismo color a cada jugador.

A una señal estipulada por todos los jugadores estos tienen que dar la vuelta a las fichas y cada miembro del juego tiene que buscar las imágenes en el tablero redondo. Cuando un jugador encuentre una pondrá una señal de color sobre ella. El juego terminará en el momento que un jugador coloque tres fichas.

Un funcionamiento sencillo y muy fácil de entender por los niños de 6 años e incluso por niños más pequeños. Aunque este juego, como veremos al final, se vende en otra versión más sencilla para jugadores de menos edad.

Un juego educativo

Este juego es muy práctico para que los niños aprendan nuevo vocabulario gracias al reconocimiento visual de las fichas. Para saber si los pequeños jugadores conocen verdaderamente los objetos de las fichas podemos realizarles preguntas como “¿qué es?”, “¿para qué sirve?” o incluso “¿dónde podemos verlo?”.

También con Lince los pequeños jugadores aprenderán a clasificar las fichas y a emparejarlas. Se puede pedir al niño que busque objetos concretos entre todas las fotografías como los que pueden valer para trabajar o los que son, por ejemplo, de color amarillo. El niño aprenderá a clasificar las fichas y a tomar decisiones.

Versiones de este juego de mesa

Este juego sería la versión familia e incluye un práctico CD interactivo. Existe otra versión para niños más pequeños que se llama Mi pequeño lince que les resultará muy divertida. Por último, también hay una práctica versión de viaje que viene con un bolso de tela para guardarlo todo y no tener que llevarlo en la caja. Un juego entretenido que puede ser útil para que no se aburran en trayectos largos de automóvil o avión.

 

¿Te ha gustado?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar

Añadir comentario